Las placas alveolares tienen huecos longitudinales

Las placas alveolares tienen huecos longitudinales, cuyo principal propósito es reducir el peso de los forjados. Estas se utilizan sobre todo en edificios de grandes luces, como edificios de oficinas, hospitales, colegios, centros comerciales, edificios de apartamentos y en las casas por su conveniente precio y su rápida construcción.

En general, las placas alveolares pretensadas no llevan ningún otro refuerzo que las trenzas pretensadas longitudinales en la parte inferior. Las placas alveolares no tienen o no necesitan ningún refuerzo transversal. Las trenzas superiores se utilizan como solución para la placa de la viga voladiza o contra las cargas que causa la manipulación.

Las placas alveolares pretensadas miden normalmente 1200 mm de ancho y hasta 20 m de largo. Las alturas de la placa estándar varían entre 150 y 500 mm.